miércoles, 9 de abril de 2008

Fauna abisal: ¿y eso qué es?

Aquí yo de nuevo. Otro desvío del rumiaje. El rescate de libros y autores ignorados, olvidados, preteridos, obliterados o sencillamente desapercibidos, eso es FAUNA ABISAL, este nuevo emprendimiento.
¿Y qué vendría yo a hacer aquí, pues? Retomar aquella nunca puesta en marcha sección de La Granda Milito llamada, justamente, "Fauna abisal", en la que el propósito era comentar libros o dar noticia de autores poco difundidos... Se trata, desde luego, de esculcar los posibles tesoros que custodia mi biblioteca y darles algún uso, o mejor, alguna visibilidad. Eso es. Dar visibilidad a autores y/o libros que por diversas causas no la tuvieron, que permanecen en las profundidades, en lo hondo de los abismos. Visibilidad que no tuvieron quizá porque no la buscaron. O porque la buscaron tan afanosamente que ésta los esquivó siempre. O porque sencillamente no tuvieron suerte, o más todavía, no quisieron tenerla, hicieron todo lo posible por evadirse de los regalos que el universo les hacía.
Pero aún así los abisales editaron su librito, su novelita, su pequeño poemario de flores enfermizas, su pasquín, su libelo y es justicia que esas obras olvidadas, arrumbadas, perdidas entre otras miles vean la luz. Aunque más no sea la luz de este pequeño espacio. Que les corra un cachito de aire entre las páginas. Y de paso, cañazo: yo ordeno el universo caótico de mi biblioteca, me obligo a leer o releer ciertas obras, condenso un poco más de energía para poder seguir escribiendo lo mío y doy cabida también a otro proyecto incluso, que alguna vez titulé La lectora y del que sólo llevé a cabo dos o tres artículos, que quizá -quizás- postee aquí. Allí la idea era también poner en marcha lecturas, comentar vivencias, sacar a la luz costumbres y manías de lector, exponer fragmentos, analizar si cupía, dar un punto de vista, un parecer, un análisis más o menos erudito o, mejor, lo menos erudito posible de lo que iba leyendo.
Así las cosas, mi idea para este nuevo blog es hacer un posteo semanal comentando (y otros gerundios varios más) un libro o bien un autor que rescataré de los imprecisos y algo temblequeantes estantes de mi biblioteca. Un acto de justicia poética. Un nuevo reordenamiento del canon personal y accidental. Un matiz diferente para el siempre desafiante y atractivo acto de lectura. Otra manera de seguir rumiando, desviándome agradablemente y, sobre todo, escribiendo.

Analía Pinto

2 comentarios:

Jens dijo...

Querida Analía, un poco por un ritmo de trabajo definitivamente insalubre, y otro poco por mis escasas habilidades informáticas, entro a relativamente pocos sitios; pero siempre me reservo un espacio para visitar los tuyos, y las sorpresas gratas que deparan.
Me gusta particularmente la idea de tu FAUNA ABISAL, de explorar todo ese zoo literario y po(i)ético que queda a menudo bajo la superficie, y a profundidad tantas veces.
Cuentas por supuesto conmigo en ese camino.
Un abrazo
Jens

Carolina González Velásquez dijo...

Interesante propusta!!!
Yo me tomo poemas agenos y favoritos para mi... pero tu te tomas el libro entero!!!!
Besos